jueves, 15 de marzo de 2012

Experimento de Redi

El presente trabajo muestra el experimento de Redi  realizado por Virginia Lostaunau Barbieri.
·         INVESTIGACION:
En el siglo XVIII Redi trató de refutar la conocida Teoría de la Generación Espontanea, la cual planteaba que de la materia inerte se generaban los seres vivos simples. Para esto elaboró un experimento el cual consistía en colocar 2 trozos de carne en frascos diferentes, uno de los cuales debía estar totalmente cubierto para evitar el contacto con el aire y el otro al descubierto. Al cabo de unos días se podía observar como larvas aparecían en la carne cuyo frasco estaba destapado mientras que en el otro frasco no había vida alguna. Esto demostró que lo que hasta entonces la gente había tomado como teoría certera, estaba en un error ya que las larvas se formaban de los huevecillos que dejaban las moscas al verse atraídas por el putrefacto olor.
·         HIPOTESIS:
La carne en descomposición expuesta al aire atraerá seres como moscas y mosquitas las cuales dejaran sus huevos, posteriormente estos al desarrollarse formaran larvas y gusanos que ayudaran en la descomposición de la carne. En el frasco tapado no ocurrirá este mismo proceso ya que al no tener contacto alguno con éstos animales no dará “origen” a nuevas vidas.

·         EXPERIMENTACIÓN:
o   Materiales:
-          2 envaces (uno de ellos con tapa)
-          2 trozos de carne

o   Procedimiento: Colocar una carne en cada frasco, tapar uno de ellos y dejarlos a ambos en condiciones normales.


ANÁLISIS:
Ø  Día 1:

Coloqué las carnes en los envases.
Ø  Día 2:

Se oscurecieron ambas carnes. La carne del envase abierto se endureció. Presentaba un ligero olor a sangre.


Ø  Día 3:

En el envase de la carne descubierta se empezaron a acercar los mosquitos, mientras que el envase cerrado se empaño. Con la putrefacción de la carne, también empezo a oler mal.

Ø  Día 4:

En el envase cerrado la grasa se volvió cuajosa.


En el envase abierto la corteza estaba dura y con manchas blancas (huevos de moscas y mosquitos)




Ø  Día 5:

La carne del envase cerrado empezó a desprender un líquido amarillento (grasa) y empezaba a formarse hoyos en la carne.




En el envase abierto el olor de la carne putrefacta aumentó (se llevó a la azotea por el olor tan fuerte) y aparecieron pequeñas larvas que se secaron por el sol.



Ø  Día 6:

En el envase abierto, las larvas que sobrevivieron empezaron a crecer rápidamente y a comerse la carne. Tenía un olor repugnante.
En el envase cerrado, la carne se empezó a cuajar.

Ø  Día 7:
El olor de la carne descubierta era insoportable y penetrante (para observarla se tenía que usar mascarilla). La corteza era muy negra y presentaba puntos blancos por la presencia de larvas.



La carne del envase cerrado se saponizó (su consistencia se volvió jabonosa).



Ø  Día 8:
En el frasco abierto, los gusanos aumentaron su tamaño y se salían. El olor era insoportable.


En el frasco cerrado, la carne seguía grasosa.

Ø  Día 9:
En el envase abierto la carne presentaba un solo gusanos grande y gordo, pero aún en la carne había huevos de moscas y mosquitos. Pronto se iniciaría un nuevo ciclo de vida, donde nacerían nuevos gusanos y devorarían la carne.


En el envase cerrado la carne se ponía cada vez más cuajosa y saponizada.


Ø  Día 10:
En el envase abierto, la carne se había reducido y el olor había disminuido.


En el envase cerrado, la carne también se achicó y su consistencia seguía siendo jabonosa.

·         CONCLUSIÓN:

1.     La vida no se genera de la nada.
2.    La presencia de gusanos en la carne descompuesta se debe a las larvas de moscas y mosquitos.
3.    La carne expuesta a la intemperie es más propensa a desarrollar gusanos, mientras que a carne cubierta se va descomponiendo pero no se llena de nuevas vidas.
4.    Queda demostrado que no existe la generación espontanea sino que todo ser vivo proviene de otro ser vivo.

12 comentarios: